Los héroes

El retorno de Maciste

 

            Al socaire del éxito de "Hércules", los productores recurrieron a otros héroes mitológicos, que no tuvieron continuidad. El otro personaje más próspero fue un ya antiguo conocido del público italiano, aquel Maciste que en el período mudo había alcanzado la categoría de héroe nacional hasta el punto de identificarse con el pensamiento mussoliniano y su intérprete principal, el atleta Bartolomeo Pagano, con la figura del Duce.

            De muy distintos atributos hacía gala el nuevo intérprete del antiguo héroe, y entre ellos el de su aspecto inconfundiblemente americano, sólo traicionado por su ascendencia italiana. Se llamaba Mark Forrest (Lou Segni, en realidad) y procedía del culturismo, como casi todos sus compañeros, con la peculiaridad de que solía prodigarse en fotografías un tanto avanzadas para la época (generalmente en escueto posing-strap).

            Al igual que Hércules, Maciste tuvo a distintos intérpretes, no todos ajustados. Acaso fuese el más peculiar el casi adolescente Kirk Morris, cuyo físico se fue desarrollando a medida que encarnaba al héroe: así, en "Maciste contra los cortadores de cabezas" (1963) empezó con un físico efébico y en dos años podía considerarse una replica juvenil de Steve Reeves. Esto ocurrió en "Hercules, Ulyse and Samson" (1965), que presentaba la curiosidad de enfrentar al héroe griego con el Sansón bíblico, ante la mirada perversa de una Dalila (Moira Orfei) que no tuvo tiempo de ejercer su reconocido oficio de mujer barbero.

            Otro de los mejores Macistes fue, como era de esperar, Gordon Scott, que había sido un excelente Tarzán de la Paramount sólo dos años antes. Interpretó uno de los mejores títulos de la serie -"Maciste en la corte del gran Khan" (Maciste nella corte del gran Khan, 1961), de Riccardo Freda, y pasó posteriormente a empeños de mayor enjundia dramática como el que le enfrentó a Steve Reeves en la mítica "Rómulo y Remo".

            Un Maciste singular, y esporadico, fue Ed Fury quien, al igual que Forrest, llegaba precedido de cierta fama como poseur, actividad en la que llegó tan lejos como la permisividad de la época. Sus desnudos traseros fueron famosos, aunque esta parte del cuerpo no era la que más exigía a un héroe tan poco sospechoso como Maciste. Lo encarnó en tres de las peores películas de la serie, si bien conviene destacar la más pintoresca para los españoles y que, sin embargo, nunca fue estrenada en España: "Maciste contro lo sceccio" (1962), desarrollada en suelo hispano entre moros y cristianos y con alusiones al santuario del Pilar. Curiosamente, Fury había debutado interpretando al héroe Ursus en el filme del mismo título (1961) rodado en España. Repitió el personaje en "Ursus nella terra di fuoco" (1963) y fue sustituido en el personaje por Dan Vavis y Reg Park. Este último fue a su vez un Maciste poco convincente, que inauguró una larga lista de fracasos basados en la saturación y castigados con la indiferencia del público. 

 

Los héroes del Olimpo